martes, 5 de octubre de 2010

ATISBO LA CONCEPCIÓN DEL JUBILEO


Quiero que me veas
como una posibilidad de probar
tus ocultas alas,
ejercitándote en un vuelo
distinto y jubiloso…

¡Por fin, sobrevolar,
camino
al Jubileo!

Desisto del papel de lastre:
pretendo aligerar tu carga.

Ya no doy pábulo al desastre:
procuro no darle cobijo en mi Alma.

Quiero que me sientas
como una igual que sabe amarte
por lo que eres,
no por lo que puedas darme,
que intuye tu potencial,
tus méritos y deméritos,
tus represiones y tus inseguridades
similares a las mías
y, aún así, impropias
de dos maduras mujeres
en busca de otras ondas
más acordes
con sus íntimos seres.

Quiero que me leas
con tus preciosos, tiernos
y celestes ojos
como si fuera la primera fémina
en la que te reconoces,
como si los libros que amamos
insensatamente definieran
nuestra geometría del Amor.

Aún de vuelta de bastantes cosas,
muéstrate, no te escondas.
A ti me entrego, no te rehuyo…
Y aunque inoportune a mi ego,
algo muy mío ya es tuyo…
De una preterida a su ensimismada musa...
*****
Sin querer
te comencé a querer.
No te busqué
y ahora sólo te quiero
reencontrar.

7 comentarios:

Nusa dijo...

¡Pero bueno, Celia! ¡Si me has emocionado!

Gracias :)

Celia dijo...

Nusa, cielo:

Gracias por pasarte por aquí...y por sintonizar mi onda lírica.

En cuantito pueda, me acercaré a Zafra para conocerte mejor...sin lobos feroces alrededor.

Besos...
Celia

Ana María dijo...

Un abrazo deleitado tras leerte.

Celia dijo...

Ana María:

Es un honor recibir tu comentario y además haberte deleitado.
Un abrazo,
Celia

Crónicas y Espirales del Poema. dijo...

AH EL MOVIMIENTO DEL CORAZÓN ...UNA DELICIA
ABRAZOS
ALINA

Celia dijo...

Mi querida Alina:
Un honor sentirme leída y abrazada por ti desde tus crónicas y espirales...

Mil besos,
Celia

Celia dijo...

Mi querida Alina:
Un honor sentirme leída y abrazada por ti desde tus crónicas y espirales...

Mil besos,
Celia