martes, 30 de agosto de 2016

HUERTO ZULOAGA: VERDE QUE TE QUIERO MADRID VERDE.

Por fin tenemos un huerto al que llevarte, al que puedes venir para que la belleza y profusa fertilidad de la Naturaleza te llene de asombro por su diversidad, su cromatismo, sus diseños florales. Puedes colaborar con tu trabajo voluntario, aprender ciencias naturales en directo, disponer de un aula al aire libre sin parangón, constatar los cambios que se producen en las plantas y árboles en las distintas estaciones, experimentar haciendo semilleros, traer a tus hijas e hijos para que estén en contacto con la tierra y para que observen a los polinizadores, mariposas, bichitos varios, pájaros y mini-fauna hortofrutícola, hacer labores de recolección, riego, bricolaje, desinsectación con productos hechos por nosotras/os, aportar un donativo para sufragar los gastos de agua, herramientas y otros utensilios, proponer un taller o una actividad lúdica, cultural, artística o ecológica. Éste es un pequeño pulmón verde al lado de la Biblioteca Vázquez Montalbán, cerca de la Dehesa de la Villa en Madrid. 

Bienvenida/bienvenido al Huerto Zuloaga.

lunes, 23 de mayo de 2016

OLGA CASTILLO PALACIOS: UNA CERAMISTA EN LOZOYA DEL VALLE (MADRID)







Lozoya del Valle me recibió con un reluciente arco iris el 14 de Mayo de 2016 y me despidió hermosa y llanamente con una promesa de retorno al armonioso origen del que provenimos todas y todos.
En ese fin de semana largo, con el aniversario del Movimiento 15M en mente, decidí acercarme a conocer a Olga Castillo Palacios, una ceramista muy original e inusitada.

Aunque una palabra no pueda por sí sola definir a una persona y describir lo que hace en el mundo, denominar a Olga como “ceramista” es hacer una aproximación parcial pero muy fiel a lo que ocupa gran parte de su tiempo, su mente y su alma creativa. 

En la creatividad de una “arte-sana” y acuarelista como ella influye sobremanera el entorno que la rodea, sus convicciones y creencias, su panteísmo no declarado pero manifiesto y patente en toda su obra artística: en sus acuarelas, en sus imanes, sus colgantes, sus llaveros, incluso en sus platos y cuencos.

Hay algo de alquímico y mágico en las formas que ella crea a través de los materiales que utiliza, gres sobre todo.

Admiro sus zurdas habilidades para modelar la materia y recrear su mundo interior con imágenes llenas de belleza y simbolismo. Con su aparente sencillez, su ternura silenciosa, moldea Olga un universo personal y cotidiano, influido por poderosas fuerzas telúricas y por la gran Diosa Naturaleza de la que, respetuosa, forma parte.

Nada más entrar en su taller, quedé boquiabierta y el asombro estético no se me ha pasado aún. 

No bromeo. Casi siempre escribo en serio.

Figuras primigenias, diosas de la fertilidad, gnomos, flores con algún colibrí, hongos, símbolos beguinos, mujeres danzando o abrazando un árbol, arquetipos femeninos liberados y haciendo trascender sus consignas.

Según sus propias palabras, escritas en su blog 


El Otoño es la estación de la recogida. Época de recoger los frutos sembrados en las estaciones anteriores y época de recogimiento interior. Así siento yo ahora mi vida. Es el momento de cosechar lo sembrado en todos estos años. De llevar a la práctica todo lo aprendido.

El Otoño es la estación más generosa. Los avellanos, los nogales, los frutales... dejan caer al suelo sus frutos para quien quiera recogerlos. Caminar por el bosque es un regalo. 

Los días se van acortando y la certeza del frío que vendrá nos hace disfrutar mucho más de los días cálidos y soleados".

“Los momentos de creación se convierten en momentos de felicidad y desapego. Crear y soltar lo creado para dejar espacio a lo nuevo. Vaciar los armarios del pasado para vivir renovados cada día. Porque cada día llega cargado de bendiciones y sorpresas cuando somos capaces de soltar. Y cuando confiamos en que siempre nos llega lo mejor para nuestro aprendizaje en esta vida. Dejar de luchar y entregarse a lo que es. No hay mayor maravilla.

Observar el mundo como los recién nacidos, sin juicios. Y dar las gracias por todo lo que llega a nuestras vidas, porque afortunadamente TODO ESTÁ BIEN.”

Animaos a viajar a Lozoya del Valle para comprobar, in situ, otros universos posibles muy cerca de la inmensa urbe de Madrid.

Podréis adquirir algunas de esas piezas únicas, verdaderas obras de arte de esta artista de creatividad profusa, tanto en su taller como en el Horno de Lozoya, donde el pan nuestro de cada día se hace como antaño, con mimo, consciencia y tacto.

Feliz viaje existencial.




martes, 19 de enero de 2016

Angélique Ionatos ( Αγγελική Ιονάτου).













Descubriendo y escuchando nuevas músicas en el jardín de la noche para seguir viviendo y luchando en la jungla urbana diurna.



Hay lugar todavía en este mundo para las poetas..



Un himno al movimiento de Sol... Grecia sublime...15 Mareas diferentes, 15 maneras de hacer música inclusiva, constituyendo uni-versos alternativos...


https://fr.wikipedia.org/wiki/Ang%C3%A9lique_Ionatos

https://translate.google.es/translate?hl=es-419&sl=fr&u=https://fr.wikipedia.org/wiki/Ang%25C3%25A9lique_Ionatos&prev=search

viernes, 1 de enero de 2016

martes, 22 de diciembre de 2015

martes, 27 de octubre de 2015


LA MORADA DE THEMCELVEZ. Casa autogestionada autosuficiente de mujeres mayores de 50 años.






El 1 de Octubre de 2015 publiqué en la web del Gobierno Abierto del Ayuntamiento de Madrid (https://decide.madrid.es/proposals/2524-casa-autogestionada-autosuficiente-de-mujeres-mayores-de-50-anos) un proyecto colectivo para el que estoy recabando apoyos en forma de votos-clics y al que quiero que se sumen todas las personas que lo deseen. Necesitamos mucha difusión, mucho trabajo y esfuerzo para no dejar flecos sueltos e incorporar sugerencias y modificaciones de las personas que se impliquen según vayamos necesitándolas.

Esta propuesta está inspirada en la Casa Babayaga sita en Montreuil (Francia), actualmente en pleno funcionamiento, cuya fundadora se llama Thérèse Clerc. 

Muchas mujeres, debido a su situación personal, laboral, familiar, emocional o física, están abocadas a vivir con precariedad, solas o con personas que no las apoyan. A veces no disponen de casa propia ni de trabajo estable y su situación empeora con los años por cuestiones de salud, por problemas emocionales y por falta de ilusión y esperanza en un futuro mejor. Algunas están separadas o solteras o son viudas.

Teniendo en cuenta la cantidad de edificios vacíos y en desuso que hay en la Comunidad de Madrid, de protección oficial o las casas inutilizadas que tienen algunos bancos, podrían acondicionarse estos inmuebles con pequeños estudios de unos 35 o 40 metros cuadrados, con alquileres asequibles (no más de 200 €), con baño, cocina, dormitorio y con zonas comunes, sala-comedor, biblioteca, zona para eventos y para hacer gimnasia. Se tendría en cuenta la movilidad reducida de algunas de estas mujeres y sus especiales características físicas y emocionales. Podrían hacerse gestiones, con la intermediación de la persona responsable que acuerde el actual Ayuntamiento de Madrid, con alguna SAREB de algún banco o caja que tienen en stock un buen número de inmuebles que nadie utiliza y que se deterioran según transcurre el tiempo.

La propuesta no se asemejaría a las residencias de personas mayores actuales ni a los pisos tutelados, si bien se puede considerar una solución alternativa a esta demanda habitacional para personas con estas características. Muchas de estas mujeres aún trabajan pero tienen salarios muy bajos. Y las que no pueden o no encuentran ocupación, podrían contribuir de diversas maneras al mantenimiento del inmueble acondicionado para este fin. Aunque se necesitaría apoyo institucional, para que el proyecto no sea gravoso a la Administración local y municipal, se podrían sufragar los gastos que se generen en esta "casa autogestionada feminera" a la que llamaré "la Morada de Themcelvez", creando un vivero, un huerto colectivo, con plantas medicinales y aromáticas, hortalizas y árboles frutales, se cultivarían flores, incluso podría contar con colmenas o con algún animal de corral. También podría acondicionarse un techo verde, aislar el edificio suficientemente para evitar las diferencias de temperatura, las inclemencias del tiempo y los ruidos externos e instalar paneles solares, algún dispositivo para generar energía eólica, calefacción con biomasa, cocina solar o similar para que el consumo de electricidad y agua caliente no sea demasiado costoso. Por supuesto podría reciclarse toda la basura generando compost, reutilizando todo lo que se pueda y creando conciencia en este sentido en el barrio o localidad donde se implemente este proyecto. Obviamente, una vez constituida e implementada, "La Morada de Themcelvez" generaría riqueza, puestos de trabajo y, algunas de las personas que, actualmente reciben prestación por desempleo o algún tipo de ayuda estatal, podrían dejar de percibirla o complementarla con los ingresos que se vayan generando en este espacio colectivizado basado en la Economía del Bien Común.

La labor creativa, divulgativa y cultural sería también muy importante. Podrían celebrarse periódicamente lo que yo llamo "Ágapes artístico-culturales", presentaciones de libros, exposiciones de escultura y pintura, conciertos, recitales y conferencias de todo tipo, en la línea del espacio que estoy describiendo. También podrían convocarse sesiones de Yoga, Tai Chi, Fisioterapia, Hidroterapia, talleres artesanales y de bricolage y de distintos tipos. 

De tanto en tanto, se podrían acoger de forma esporádica a visitantes y familiares de estas mujeres por una módica cantidad para cubrir los gastos de gestión, estancia y manutención.

El proyecto es factible si se implican más personas. En España, no sé si hay algo parecido. En otros países sí, concretamente en Francia, en Montreuil y en Toulouse.

Confío en poder llevar a buen término “La Morada de Themcelvez" con la ayuda de todas vosotras... y vosotros. Es posible hacerlo, tengo la energía, la idea factible, sólo necesito las personas adecuadas, el apoyo suficiente y una difusión eficaz. Si hiciese falta un dinero inicial, podría pedirse un crédito a un banco ético como Triodos Bank, se podrían conseguir aportaciones personales, donaciones o realizarse un crowdfunding o micromecenazgo para financiar el proyecto en sus primeras etapas. Todas las personas somos interdependientes y casi todas llegaremos a la edad madura y a la senectud. De nosotras depende cómo queramos vivir esa última etapa. Gracias por tu atento tiempo. Cuento con tu cooperación participativa y se agradece tu apoyo y tu eco.

Adjunto los artículos que han realizado María Yuste para PLAYGROUND y Fátima en Femenino Rural. Se agradece difusión:

http://www.playgroundmag.net/noticias/historias/Casa-autogestionada-mayores_0_1634836506.html

https://femeninorural.wordpress.com/2016/02/03/el-sueno-de-celia-son-casas-babayagas-por-todas-partes-para-juntas-envejecer-mejor/

Facilito también el enlace que presenté en los Presupuestos Participativos:

http://participativostetuan.org/propuesta.php?id=71

 Mil gracias por vuestro apoyo, difusión, atención e interés. 
Abrazos.

viernes, 22 de mayo de 2015

MELODÍA DE PALABRAS INDIGNADAS

                                           
"Palabras Inusuales" 
Con Ingrid Da,y Xavier de Tusalle. 
En Maneras de vivir
                                                             

Con Nieves Canta y Concep. 
En la Champañería Pandora.

 He modificado uno de mis peldaños-poemas antes de las decisivas elecciones autonómicas y municipales del 24 de Mayo de 2015.
Espero que nunca se apague nuestra voz.



No digas dónde o cuándo.
Sé que estás arriba, en la certeza.
Una palabra de tus ojos
aún redimiría el tiempo de sombra.

Ángel Fierro


Melodía de palabras indignadas,
acordeón de frases,
mensaje Morse
de ciudadanas de a pie.
Sintonizamos otra onda
para recobrar la fe.

Aliviamos la carga
de neoliberales recelos
y obviamos los discursos.
Equilibramos la balanza
redistribuyendo desvelos
retiros y recursos.

Esperamos con incertidumbre
pero sin desesperanza
el desarrollo del movimiento,
la digna evolución
del indignado acontecimiento.

La macroeconomía se queja
mientras la mayoría
redobla esfuerzos y contiene
perentorias necesidades
de supervivencia sin techo
sin trabajo, sin justicia,
sin derechos,
sin amor.

Me niego a que influyan
las encuestas electorales
en mi ánimo recobrado.
Confío en que algún día
la sencilla bondad supere
la codiciosa estupidez humana.

Mi fundamento no estriba
en la estrategia del beneficio
a cualquier precio.
Tengo suficiente y mucho más
sería quedarme con lo que necesita
un segundo y un tercero.

Saludo al dolor amigo
que con resiliente presteza
duplica los afanes góticos
de superación de circunstancias
con marcada ética.

He aprendido la lección.
“...Una palabra de tus ojos,
Ángel Fierro,
aún redimiría el tiempo de sombra”.
Y la permanente alerta
del óbice que todavía escombra
nuestra emocionada votación
constata qué cerca
estamos de cosechar
los frutos de la indignación.

Celia Estévez


viernes, 1 de mayo de 2015

NO ME IGNORES



Mimetizado en los peldaños,
abajo, margen izquierdo.
Infantil holograma de la miseria.
Paradigma del desamparo.
Es la pobreza provocada
por la rapiña sin reparos.

La economía especulativa,
la desdicha escalonada,
la desigualdad piramidal,
las bursátiles ganancias de la nada,
nos abducen al elitismo,
y nos someten a lo banal.

Un sistema avaro
que desahucia el humanismo
vierte ingentes desfavorecidos
que no favorecen las ventas
ni seducen al turismo.

Una sociedad deshumanizada
que no atiende a sus gentes
sino a sus rentas
nos aboca al abismo.

No siempre quien está bien situado
se encuentra en el lado correcto.
No siempre quien es electo
obtiene su puesto con criba.

Por fin el niño marginal
del peldaño de abajo
cuestiona el indigno trabajo
de los de arriba.

Por fin la base de esta escalera
se ha cansado de ser denostada
y va logrando que la bandera
de su dignidad sea erguida.

Celia Estévez Lozano


miércoles, 21 de enero de 2015

ODA A LA LIBERTAD. EL CORO MÁS GRANDE DEL MUNDO.


                                                                                           





                                                                                                                 

UN NUEVO DÍA. ODA A LA ALEGRÍA.

     Esta “Oda a la alegría” de Ludwing van Beethoven está dirigida por un meritorio director japonés con un estilo asombroso que está al frente de un prestigioso coro, disciplinado y multitudinario, organizado con la perfección y la impecabilidad niponas que difícilmente pueden plagiarse y de unos músicos sobresalientes.

         Notas excelsas, composición rememorada, melodía reconocida.
Voces al unísono, todas valiosas, todas notables, todas brillantes.
Diez mil timbres distintos, unos gruesos, otros delgados: Señero el tenor,  oscuro el barítono, la mezzosoprano suprema, distinguida la contralto. Decisivas las voces femeninas, prominentes las masculinas. Ilustres las voces seniles, inocentes las voces infantiles. Revitalizadoras las juveniles, insignes las adultas. Voces blancas, voces negras. Cada una única, incomparable, necesaria.

Ensayo tras ensayo, todos los músicos acuerdan orquestar una versión sublime del “Canto a la alegría” dirigidos por la armónica pericia del director de orquesta.
El concierto emociona, estremece. Si no fuera por la esperanzadora Música…

La denostada y resiliente Europa ha hecho de esta oda su himno como espoleando con brío sus comunes valores, intenciones y desafíos.
La versión nipona hace de esta composición de Beethoven un canto a la integración, a la diversidad y exalta la posibilidad de entendimiento y cooperación entre todos los seres humanos con altura de miras, con conciencia integradora y convicción de pertenencia al grupo.

Este coro, reunido en un estadio, es un símbolo de la superación, de la certeza y de la solidez de la que son capaces muchas personas cuando se ponen de acuerdo con un objetivo común.

El coro más grande del mundo es la Humanidad, y por utópica que sea mi reflexión, aún creo que OTRO MUNDO ES POSIBLE si nos coordinamos, ensayamos, practicamos, reinventamos, nos autodisciplinamos y participamos en el concierto vital en armonía y sabiendo que la batuta que nos dirige sólo nos coordina sin querernos doblegar ni dominar.



martes, 28 de octubre de 2014

EL LEÑADOR QUE LE PERDONÓ LA VIDA A UN ÁRBOL.


Este cuento ecologista lo escribí una mañana para un niño que no conozco. 
Pero esa es otra historia.
Espero que la semilla de esta cuentista germine en los corazones de la gente de la Tierra.


El leñador era consciente de su realidad: su trabajo era importante, pero aún lo era más la madera de los árboles que llevaba cortando desde una edad muy temprana.

El leñador era huérfano y había tenido que comenzar a trabajar desde muy joven.

Con el paso de los años, había empezado a admirar a los árboles a los que sesgaba la vida por dinero, había comenzado a entender que cualquier ser vivo sobre el planeta Tierra era importante. Empezó a pensar que si los bosques desaparecían, no sólo ya no tendría trabajo sino que la Tierra también tendría dificultades para conservar el oxígeno que producen las masas forestales.

Su conciencia ecológica aumentaba según pasaban los años.

Comenzó a hablar con sus compañeros sobre este tema. El capataz que organizaba los turnos de trabajo se unió al debate. Un día incluso el propietario de la industria maderera escuchó una de las charlas que estaban entablando sus leñadores.

Esa noche, en su casa de madera, el jefe de esa industria amenazada por la deforestación, junto a su mujer y su hija,  parecía preocupado.

- Papá, ¿qué te pasa?- le preguntó su hija.
- Creo que me he confundido de profesión, hija. Tenía que haberme dedicado a plantar árboles y preservar los bosques y lo que hago es esquilmarlos.

- Hmmm…¿ y por qué no lo haces?
- No puedo hija.

- Por cada árbol que cortes podrías plantar dos o tres de la misma especie. De esa forma, siempre habría árboles en el mundo.
- Eureka… eso es.

Al día siguiente, el jefe de la industria maderera convocó al capataz y a sus leñadores y les comunicó la propuesta de su hija para preservar el bosque y los árboles gracias a cuya madera habían podido vivir tantos años.

De esa forma, los leñadores ya no sufrían cada vez que tenían que cortar uno de los majestuosos árboles que tanto admiraban, porque por cada árbol que cortaban plantaban tres de la misma especie. Esta conciencia ecologista se fue expandiendo por todo el valle, entre las gentes que vivían en las montañas y por los alrededores de los pueblos de la comarca y todas las vecinas y vecinos comenzaron a hacer lo mismo.

Quizá si esa conciencia ecológica se sigue expandiendo, la Tierra continuará siendo el paraíso que ahora es y puede dejar de ser si no la cuidamos.

Hazte eco. Planta tu árbol. Cuídalo.


Y verdín verdeado, esta semilla ya la he plantado. Riégala de vez en cuando.

sábado, 12 de julio de 2014

DIGNIDADES. Mario Benedetti.




Está la dignidad de los honores,
de la etiqueta y de la jerarquía,
de las señoras y de los señores,
de vuecencia ilustrísima y usía.
 
La dignidad de los que tienen plata
y el protocolo más la pleitesía...
 
Y, distancias salvadas, la corbata,
las alcurnias de origen sospechoso
y la honra que hoy viene más barata,
la fe del militar pundonoroso
que ordena simplemente la tortura
con el aval del todopoderoso.
 
Está la dignidad de la censura,
la del garrote y de la contumacia,
de la calumnia y su salpicadura
y las miserias de la aristocracia
y la ambición en tres velocidades
y el simulacro triste de la audacia.
 
Pero también hay otras dignidades
que no suelen andar de boca en boca
aunque recorran todas las edades
y toda la vergüenza que no es poca.
 
La dignidad de la naturaleza
que de tan cuerda nos parece loca.
La dignidad que siempre sale ilesa
del tumulto la trampa y su cortejo.
 
Y está la dignidad de la pobreza,
la que se lleva inscripta en el pellejo
y permite enfrentar sin más señales
la entrañable mirada del espejo.
 
Está la dignidad de los leales,
aquellos que en las buenas y en las malas,
en tiempos de revés y en los triunfales
no cambian sus raíces por las alas
ni exigen el cilicio ni la alfombra.
Van sin alabanceros ni bengalas
y en el simple baluarte de su sombra.
 
Tienen la dignidad que dignifica,
esa que normalmente no se nombra
ni se lleva a la feria o se publica.

sábado, 8 de marzo de 2014

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

 ERES MUJER. PUEDES.







EL HIMNO DE LAS MUJERES

Nosotras, las mujeres sin pasado
que no tenemos ninguna historia.
Desde tiempos inmemoriales, las mujeres
somos el continente negro.
(Estribillo)
Nos levantamos, esclavas
y vamos a romper nuestras barreras,
¡En pie! ¡En pie!
Las esclavas, humilladas, mujeres
compradas, vendidas, violadas;
en todas las casas, las mujeres
relegadas fuera del mundo.
(Estribillo)
Solas con nuestra desgracia, las mujeres,
unas a otras nos ignoramos.
Ellos dividen a las mujeres,
y nuestras hermanas separadas.
(Estribillo)
Reconozcámonos, mujeres,
hablémonos, mirémonos,
unidas frente al opresor, mujeres,
unidas rebelándonos.
(Estribillo)
Es el tiempo de la ira, mujeres,
nuestro tiempo ha llegado.
Conozcamos nuestra fuerza, mujeres.
Nos descubrimos por millares.















DE LAS FÉMINAS QUE SE VAN POR LAS RAMAS

Eterna segunda
por la sinrazón del sexo,
secundada
para que cunda su ejemplo.

Sus labores y su pubis:
estigmas de anquilosado rumbo.
Negada al mundo;
infibuladas su iniciativa
y su creatividad;
en mil facetas
justificada su ablación;
silenciado su verbo
y zancadilleada su acción.

Rodeada de retoños
-deseados o no-,
obsequia con más hijas
al otoño.
Ella,
procreadora
y no siempre regeneradora.
Ella,
eco de obsoletas normas.
Ella,
guardando siempre las formas.
Deniega los dictados.
Tu femenina esencia
es tu paradigma dilecto.
Que nadie te imponga
qué es o no correcto.
Tu existencia se santigua,
tu novedad es antigua.
¿Quién mejor que tú
entiende de huecos,
de rellenar vacíos,
de desmadejar angustias
y de volar decúbito supino
o a ras del suelo?

No te conformes: apunta al Cielo.
No desistas: recupera tu albedrío.
Persevera en tus ideas.
Inventa formas de ver,
hacer y ser distintas.
Eterna segunda... NUNCA MÁS.
Ni enemigos ni amos.
Ni delante ni detrás:
¡¡Al lado!!

Constante, socava
sin asomo de prurito
las ancestrales
calzoncilleces
de Don Penito.

Me enmimismo y abogo
por un decisivo
FEMINISMO.

"Peldaños" Celia Estévez
LápizCero ediciones