martes, 28 de octubre de 2014

EL LEÑADOR QUE LE PERDONÓ LA VIDA A UN ÁRBOL.


Este cuento ecologista lo escribí una mañana para un niño que no conozco. 
Pero esa es otra historia.
Espero que la semilla de esta cuentista germine en los corazones de la gente de la Tierra.


El leñador era consciente de su realidad: su trabajo era importante, pero aún lo era más la madera de los árboles que llevaba cortando desde una edad muy temprana.

El leñador era huérfano y había tenido que comenzar a trabajar desde muy joven.

Con el paso de los años, había empezado a admirar a los árboles a los que sesgaba la vida por dinero, había comenzado a entender que cualquier ser vivo sobre el planeta Tierra era importante. Empezó a pensar que si los bosques desaparecían, no sólo ya no tendría trabajo sino que la Tierra también tendría dificultades para conservar el oxígeno que producen las masas forestales.

Su conciencia ecológica aumentaba según pasaban los años.

Comenzó a hablar con sus compañeros sobre este tema. El capataz que organizaba los turnos de trabajo se unió al debate. Un día incluso el propietario de la industria maderera escuchó una de las charlas que estaban entablando sus leñadores.

Esa noche, en su casa de madera, el jefe de esa industria amenazada por la deforestación, junto a su mujer y su hija,  parecía preocupado.

- Papá, ¿qué te pasa?- le preguntó su hija.
- Creo que me he confundido de profesión, hija. Tenía que haberme dedicado a plantar árboles y preservar los bosques y lo que hago es esquilmarlos.

- Hmmm…¿ y por qué no lo haces?
- No puedo hija.

- Por cada árbol que cortes podrías plantar dos o tres de la misma especie. De esa forma, siempre habría árboles en el mundo.
- Eureka… eso es.

Al día siguiente, el jefe de la industria maderera convocó al capataz y a sus leñadores y les comunicó la propuesta de su hija para preservar el bosque y los árboles gracias a cuya madera habían podido vivir tantos años.

De esa forma, los leñadores ya no sufrían cada vez que tenían que cortar uno de los majestuosos árboles que tanto admiraban, porque por cada árbol que cortaban plantaban tres de la misma especie. Esta conciencia ecologista se fue expandiendo por todo el valle, entre las gentes que vivían en las montañas y por los alrededores de los pueblos de la comarca y todas las vecinas y vecinos comenzaron a hacer lo mismo.

Quizá si esa conciencia ecológica se sigue expandiendo, la Tierra continuará siendo el paraíso que ahora es y puede dejar de ser si no la cuidamos.

Hazte eco. Planta tu árbol. Cuídalo.


Y verdín verdeado, esta semilla ya la he plantado. Riégala de vez en cuando.

3 comentarios:

natalia_paperblog dijo...

Estimado blogger,

Soy Natalia, Responsable de Comunicación de Paperblog. Tras haberlo descubierto, me pongo en contacto contigo para invitarte a conocer el proyecto Paperblog, http://es.paperblog.com, un nuevo servicio de periodismo ciudadano. Paperblog es una plataforma digital que, a modo de revista de blogs, da a conocer los mejores artículos de los blogs inscritos.

Si el concepto te interesa sólo tienes que proponer tu blog para participar. Los artículos estarían acompañados de tu nombre/seudónimo y ficha de perfil, además de varios vínculos hacia el blog original, al principio y al final de cada uno. Los más interesantes podrán ser seleccionados por el equipo para aparecer en Portada y tú podrás ser seleccionado como Autor del día.

Espero que te motive el proyecto que iniciamos con tanta ilusión en enero de 2010. Échale un ojo y no dudes en escribirme para conocer más detalles.

Recibe un cordial y afectuoso saludo,
Natalia

Celia dijo...

Buen día, Natalia:
Debido a asuntos personales, hasta hoy no he podido contestarte. Gracias por tu información. Voy a echar un vistazo ahora mismo a "Paperblog".
Un cordial saludo.
Themcelvez

Celia dijo...

Buenas tardes, Natalia:

Voy a proponer a mi blog THEMCELVEZ para poder participar en este proyecto. Gracias.

http://es.paperblog.com