martes, 30 de agosto de 2016

HUERTO ZULOAGA: VERDE QUE TE QUIERO MADRID VERDE.

Por fin tenemos un huerto al que llevarte, al que puedes venir para que la belleza y profusa fertilidad de la Naturaleza te llene de asombro por su diversidad, su cromatismo, sus diseños florales. Puedes colaborar con tu trabajo voluntario, aprender ciencias naturales en directo, disponer de un aula al aire libre sin parangón, constatar los cambios que se producen en las plantas y árboles en las distintas estaciones, experimentar haciendo semilleros, traer a tus hijas e hijos para que estén en contacto con la tierra y para que observen a los polinizadores, mariposas, bichitos varios, pájaros y mini-fauna hortofrutícola, hacer labores de recolección, riego, bricolaje, desinsectación con productos hechos por nosotras/os, aportar un donativo para sufragar los gastos de agua, herramientas y otros utensilios, proponer un taller o una actividad lúdica, cultural, artística o ecológica. Éste es un pequeño pulmón verde al lado de la Biblioteca Vázquez Montalbán, cerca de la Dehesa de la Villa en Madrid. 

Bienvenida/bienvenido al Huerto Zuloaga.

2 comentarios:

Mónica Cebada dijo...

Hola Celia,

huerta vecinal! que interesante iniciativa, proyectos así llenan de esperanza hasta ciudades tan contaminadas como Madrid.
Hace 12 años vivía en Madrid y pensaba que todos los absurdos jardines "urbanizados" con artificiosas plantas dependientes acabarán siendo sustituidos por huertas productivas.

¡Enhorabuena a todas las personas que han hecho posible el Huerto Zuloaga!

Gracias Celia por compartir.

Salud desde el Valle Despierta, Ávila.

Celia dijo...

Hola Mónica:

Gracias por tu comentario.

Sinceramente, tras mi autoexilio a Ávila, lo único que echo de menos de Madrid es el Huerto Zuloaga y las interacciones con las personas huertanas voluntarias que contra viento y marea siguen sacando el proyecto adelante.

Os felicito efusivamente por vuestra iniciativa.

Espero poder visitaros en Valle Despierta ahora que me he ido a Ávila a vivir para poder desarrollar esas inquietudes ecológicas que tanto me incentivan y alientan para sembrar la semilla de otro mundo posible, otra reforestación necesaria, otro huerto comunitario, otra casa autosuficiente u otra ecoaldea alternativa.
Nos vemos pronto,
Un ecoabrazo,
Celia